¡Comparte!

Hábito ahorro

Dicen que a todo se acostumbra una menos a no comer.  ¿Será?  Veo difícil acostumbrarse a no respirar o a no dormir tampoco.

Lo cierto es que las personas somos seres rutinarios (no lo digo despectivamente). Necesitamos ciertas rutinas de limpieza personal, de belleza, sobre todo nosotras, pero tener rutinas financieras no está dentro de nuestros planes. Ni nos lo planteamos siquiera. ¿por qué no?

El hábito de ahorro es eso. Una rutina que nos ayuda a incrementar nuestra riqueza personal, nuestro patrimonio.  Ya decíamos antes que las mujeres tenemos más retos que los hombres para poder estar tranquilas financieramente hablando.

Cómo todos los hábitos, no nacemos con ellos, los vamos aprendiendo a lo largo de la vida.

Cuando éramos pequeñas teníamos a alguien que se la pasaba recordándonos que había que lavarse los dientes, que había que bañarse o tender la cama o hacer la tarea y fuimos, sin darnos cuenta, creando hábitos saludables de higiene, orden, responsabilidad.

Lo malo es que pocas mamás, antes o ahora, ayudan a sus hijos a desarrollar el hábito del ahorro.

¿Por qué? Porque nosotras mismas tampoco lo tenemos. Nadie nos lo enseñó y, aunque en teoría, todas sabemos que ahorrar es importante, que es una buena manera de usar nuestro dinero en el futuro, pues simplemente no está inmerso en nuestras rutinas y tranquilamente no lo hacemos.  Nos pasamos posponiendo ese ansiado ahorro para…  cuando esté más holgada, cuando ya no tenga que gastar tanto y mil otros pretextos.

Ahorrar es un hábito, lo repito.  Para poderlo adquirir necesitamos ayuda. Lo mismo que cuando éramos pequeñas.

¿Cómo lograr crear el nuevo hábito?

Lo primero es definir para qué estás ahorrando.  Ahorrar por ahorrar no tiene sentido.

Algunas opciones de ahorro pueden ser crear tu fondo de emergencia y el retiro, que son de los más comunes.  Si me preguntas, aburridos pero muy provechosos.  Yo diría que si no tienes el hábito de ahorrar empieces por algo simple.  Aquí puedes checar unos pequeños retos sencillos solo para crear el hábito.

Pero si me apuras tantito, yo te sugeriría que ahorraras para algo que realmente quieras. No importa lo que sea.  La bolsa Coach o los zapatos y el vestido para navidad, o algo por lo que realmente mueras.

Una vez que decidas tu meta, define cuánto cuesta. Teniendo el precio de ese objeto o servicio preciado podemos hacer un plan en el tiempo.

¿Cuánto tiempo necesitas para comprar o pagar eso que tanto quieres? Decide cuánto dinero ahorrarás mensualmente y por lo tanto cuánto tiempo necesitarás.

No importa si te cae algo de dinero extra, lo importante de este ejercicio es crear el hábito del ahorro.

Por cierto, no se vale usar tarjeta de crédito y luego decir que lo que pagas es ahorro.  Porque además, ahí estarás pagando el dinero que te cobra el banco por usar su dinero. O sea, el interés.

Una vez que has decidido cuánto te pagarás mensualmente y por cuánto tiempo, busca un sistema.  Puede ser una cuenta de inversión dentro de tu mismo banco o algún otro sistema.  Abajo te recomiendo algunos.

Te garantizo que si logras esta primera meta te vas a enganchar, es maravilloso poder hacer cosas grandes con nuestro ahorro y sin deberle a nadie.

Hay que crearnos la necesidad de ahorrar.  Es un gran hábito que solo aporta beneficios. En el corto plazo, pero sobre todo, en el largo plazo.

¿Cómo lograr crear el nuevo hábito?

Ya te comenté 4 puntos y con estas ideas en mente seguro que podrás lograrlo.

Enfócate en lo que quieres.

Dejarás de usar dinero hoy, la idea es que ese dinero SI lo uses el día de mañana en algo mejor, más grande, con mayor beneficio. Así que tu atención debe estar en lo poco que te falta para alcanzar tu meta:  el viaje, el coche, la casa, la fiesta de 15 de tu hija… lo que sea para lo que estés ahorrando. Quita tu atención de lo que dejas de gastar hoy.

Que tu sistema sea un soporte.

Deja que el sistema de ahorro que hayas escogido sea tu soporte. Al hacer que el sistema te “quite” el dinero de tu cuenta te pone en una posición de ahorro “obligatorio” aunque es voluntario.  Además, saber que tienes que pagarte a ti misma como pagas la luz o el agua, ayuda.  Otros soportes que puedes tener para no flaquear es ahorrar a la par con alguna amiga.  De manera que una a la otra sean constante recordatorio de la decisión que tomaron de pagarse a sí mismas.

No sacrifiques, posterga.

Igual vas a disfrutar de todo tu dinero solo que en lugar de hacerlo hoy lo harás a futuro. Lo importante del dinero y del tiempo que decidas ahorrar es que no debe ser una carga brutal. Si no puedes ahorrar mucho dinero, ahorra poco, pero consistente.  Dedica más tiempo y menos dinero. Recuerda que mientras más dinero pongas más rápido alcanzarás tus metas, pero por el otro lado, si pones menos dinero tal vez tardes unos meses o un año más pero mientras estarás disfrutando de la vida hoy sin hacer sacrificios extenuantes.

Si no ves tu meta, si no tienes apoyo y no lo ves como que solo estás postergando disfrutar de ese dinero, no lograrás ahorrar.

 

¿Cómo le hago para crear hábito del ahorro?

Para todos los que nos dedicamos a las finanzas personales es muy fácil decirle a las personas que ahorren.  Lo malo es que no les ofrecemos oportunidades de hacerlo así que aquí te voy a comentar varias:

Cetes directo

Lo práctico de hacerlo en Cetes Directo es que lo puedes hacer desde internet y bajar la app a tu celular. Puedes escoger que lo puedas sacar todo o que se iniverta en ciertos tiempos (plazo). Puede ser desde $100 así que no hay pretexto. Lo puedes domiciliar como tanda o depositar cuando tu quieras. Esta es una plataforma del gobierno por lo que está protegida y tiene muy poco riesgo de perder tu dinero.

Piggo

Esta plataforma requiere un poco más de dinero para poderse abrir pero aquí lo importante es que ya sabes cuánto dinero tendrás al final.  En lugar de echarte mil choro te dejo una app de juego para que veas cómo funciona.  Piggo es parte de una casa de bolsa que se llama GBM Grupo Bursatil Mexicano. Tiene mucha solidez.  Al contrario de Cetes Directo, este fondo es privado y por lo tanto es posible que tenga mejor rendimiento (más ganancias por tu dinero).

Cuenta de inversión.

Muchos bancos tienen cuentas de inversión añadidas a tu cuenta de nómina o de cheques. Puedes investigar ahí y solo hacer un traspaso entre cuentas cada vez que te cae dinero.  Es cómo y fácil, también lo puedes hacer desde tu celular.

Son 3 sencilla opciones a las que puedes acercarte tu misma y sin mucha asesoría.  Recuerda que lo que haces con tu dinero es tu responsabilidad por lo que informarte, leer y conocer todo lo que puedas de dónde pones tu dinero es tu obligación.  Al hacer estas operaciones nadie es responsable más que tú.  Ni el ejecutivo, ni asesor, ni el vendedor de productos financieros, solo tú. Así que toma decisiones bien informadas.

Por otro lado, si quieres hacer un ahorro más especializado, con todo gusto hacemos una cita y buscamos opciones a tu medida para alcanzar las metas financieras que tengas en el tintero.

¡Cuenta con nosotras!

¡Recibe toda la información!

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Nunca compartiremos, cambiaremos o venderemos tu correo electrónico. Puedes cancelar tu suscripción cuando así decidas.

¿Por qué no ahorro? ¡¡Ya!!
¡Comparte!
Tagged on:             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On PinterestCheck Our Feed
Abrir la barra de herramientas